Pantaleón y las visitadoras

Me reí mucho leyendo este libro, porque la forma en la que se cuenta la historia es supremamente divertida. Realmente no hay un narrador, sino que los hechos se van conociendo a través de los diálogos entre los personajes, de los informes de Pantaléon a sus supervisores, de los reportajes del Sinchi, etc. Aunque el…