No te escupo en la cara porque la vida lo hará mejor que yo

No te escupo en la cara

Alcancé a sentir temor cuando empezó la obra, porque hubo cierto nivel de participación del público y odio eso. Odio cuando voy a ver un espectáculo y me empiezan a pedir que haga cosas. ¡Vine para verlos a ustedes, no para que me hagan hacer el ridículo!

Afortunadamente, de eso no se trataba. Simplemente quisieron recrear una reunión de un grupo de rehabilitación, los “Despechados Anónimos” y como nosotros estábamos “participando” en el grupo, tuvimos que tener una pequeña intervención cantando el himno y abrazando a nuestros compañeros despechados.

Una vez empezaron las intervenciones de los actores, el asunto fue distinto. Siete personajes distintos contaron sus historias de despecho haciéndonos reír muchísimo, pero también mostrándonos lo patético que es a veces el amor y lo patético que es siempre el despecho.

Los actores eran muy buenos, capaces de hacernos reír, pero también de transmitir la tristeza y la locura ligadas al amor y al despecho. Eran además actores de distintas generaciones, algo muy inesperado y muy valioso para la obra.

Nosotros queríamos ver esta obra en el Festival de Teatro del año pasado, pero no alcanzamos a conseguir boletas. Esta vez las conseguimos casi por casualidad y valió la pena. Esta fue la última función de la temporada, así que cuando haya una nueva les recomiendo que vayan a verla, es genial empezando por el título.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s