La tabla de Flandes

Hay algo genial en los libros de Arturo Pérez Reverte y es que mientras uno los lee, se siente frente a un experto en un tema, dispuesto a enseñar lo que sabe.

Eso sentí leyendo El maestro de esgrima y eso sentí leyendo La tabla de Flandes.

Me imagino a Pérez Reverte mientras lo escribía, leyendo sobre arte flamenco y ajedrez y reproduciendo en su tablero las jugadas a medida que las escribía.

La mezcla de sos sucesos que dieron origen al cuadro y de la investigación alrededor de él hace que el misterio te envuelva mientras lo lees y no quieras soltar el libro hasta tener clara toda la historia. Me encantó y lo recomiendo.

Lo hermoso es enseñar a volar a un gorrioncillo, porque en su libertad va implícita tu renuncia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s