Un año para maravillarse

Libro Un año para maravillarse de Clemency Burton-Hill

Por primera vez en mi vida un libro me acompañó durante todo un año (no lo había logrado ni siquiera con un diario personal) y debo decir que fue una muy buena experiencia por el contenido del libro y por la desconexión que me proporcionaba durante algunos minutos cada día.

Un año para maravillarse es un libro que le hace honor a la música clásica proponiendo cada día una pieza para escuchar, junto con una breve descripción de su historia, sus características o algún dato curioso sobre la vida de su autor, así que no solamente se tiene la oportunidad de conocer una pieza musical sino que se aprende algo en el proceso.

Para alguien como yo, con conocimientos mínimos de música, la selección está muy bien hecha porque se incluyen obras que reconocemos de óperas célebres, de recitales comunes, de películas o incluso de propagandas, pero también se incluyen piezas que probablemente solo conocen quienes son apasionados por este tipo de música, piezas experimentales, compositores de nicho o compositores vuyas obras fueron desechadas en su época. En particular me gustó mucho descubrir tantas obras compuestas por mujeres y lamenté saber que algunas de ellas fueron silenciadas por los hombres de su vida… como si escuchando una pieza se pudiera descrifrar si la compuso un hombre o una mujer.

Mi reto personal fue encontrar el momento ideal para leer y escuchar la pieza del día (generalmente lo hacía en las mañanas antes de empezar a trabajar) y cuando tenía viajes o sabía que no iba a poder seguirlo durante algunos días, encontrar un espacio para dedicarle a varias piezas. Al final lo logré y lo disfruté. Además guardé algunas referencias para volver a escucharlas en el momento correcto. Ahora tengo ganas de más libros como este.

Que el arte es importante; que la dirección cinematográfica es importante; que el cine, como experiencia colectiva que establece vínculos entre las generaciones, por encima del tiempo y el espacio, es importante. Lo mismo podría decirse de la música.
Fragmento del libro Un año para maravillarse de Clemency Burton-Hill

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s